Follow by Email

jueves, 26 de mayo de 2011

EL DERECHO DEL AVE...

Suspendida en el aire, un ave,
danzaba su victoria ingrávida.
Veleidosa en sustancial algarabía
desplegó su hechizo de colores
                                    - jactanciosa-
y su belleza natural, de sutiles aleteos
surcó el alma de la tarde temblorosa.



Obra de Dios, creatura, única.
Subliminal composición hedónica.
Legítima heredera celestial
de arboledas y flores.
Ruidosa ensoñación feliz
imprescindible de los bosques.


Un sobresalto, centelleo de plumas,
eclipsó de pronto, la tarde astillada,
y su delicada gracia fue quebrada.
Rebelión de hojas, murmullos y quejas
en cortejo unidas, por el ave muerta.


Y por un momento,
 la obra del cielo cierra sus telones
y al compás los sones del bosque ofendido,
ante tal vejamen, clamando castigo.



No existen razones, su muerte es inútil,
su pérdida absurda -un necio exterminio.
            
Y mientras, demudada de dolor la miro,
quisiera tener el valor de indagar:
¿Qué explicación darás   -de esta locura-
cruel cazador, ávido y dañino
a los pichones huérfanos
que aún claman en sus nidos?

¿Con qué argumento llenarás tus jaulas
de falsarios trinos y apócrifas alegrías?
Tu obcecación colma tus horas yertas
mientras vacía los nidos,
tu diversión fabrica un juego
que hace del bosque un sitio extinto.

¿Qué explicación entonces,
 cruel cazador, podrás elaborar?
Si has hecho del cazar un juego
y del matar el arte  que sostiene
y alimenta  tu  costosa vanidad.

Si  no hay combate, ni auténtica necesidad,
¿Qué diversión podrás hallar?
en la acción vil e injusta de quitar
el único derecho que el ave tiene
            -sin alternativas, sin oportunidad-
el derecho de vivir ... el de volar...
O, simplemente, el de poder guiar
el vuelo de sus pichones hacia el cielo.

                    De poetas y Escritores Primer Encuentro Nacional de Menciones de Honor  
                                    Río Ceballos 2007- Ed. De las Tres Lagunas 

martes, 24 de mayo de 2011

ZOZOBRAS

Amar es sentirse en la permanente zozobra
entre la locura y la calma
entre el espanto y la esperanza.
Es brillar con el aura purpúrea
de los labios henchidos de besos
y el sentido ingobernable
de saberse libre y a la vez preso.


Es naufragar y ahogarse,
estar sereno y a la vez, perdido
con la completa certeza de salvarse.
Es temer y rendirse
en el torrente del propio holocausto.
Y surgir de la pira, encendido,
brillante y más puro,
con la firmeza del hierro fundido.

Es estar convencido que se puede estar vivo
moribundo en los  brazos
que nos tienen cautivos.
Y soltarse... Sin miedo de caer, de perderse...
porque ya se ha perdido
y ya se ha caído...
Es tener en el alma pleamares que alternan
entre la inquietud y la calma.
Tempestuosas esquinas, tifoneras playas,
y un remanso donde zozobrar
cuando la tormenta pasa.


                                             Seleccionado y publicado en Entretejiendo desde el hacer de las palabras
                                             IV Encuentro Internacional  de Escritores – San Juan 2008

MILAGROSO ENCUENTRO!


¡Es extraña, la sorpresa, de tus manos nuevas

recorriendo viejos

            laberintos misteriosos de mi cuerpo!

Este paisaje añejo, adormecido

con el sol de tus caricias, recién descubierto...

Miradas ardientes se deslizan, por las pieles frágiles

y ahuyentan las heladas,

                                    glaciales del invierno.
Rumores de lluvia...

                                     placentera en tus dedos.

Abrazos prietos y manos cálidas,

en este dulce temblor  que estreno
           
                                                       – de Jubileo.

Me quedo parada, por un segundo en el tiempo...

aferrada a la avaricia incansable de tus besos,

del ansia que pide, desde las márgenes sedientas,

alimentar la hoguera con  las ráfagas calientes

                                      y vibrantes de tus vientos.

No hay palabras que describan

                     los suspiros... o el silencio de los besos.

¿Ramal a la esperanza?  ¿ o camino de riesgo?...

que invita al pecado, e incendia el deseo.

¿Qué importa si se pierde la paz

                                                     o el sueño?

¿ o si hay que asesinar  el dolor

                                                       y el miedo?

No hay palabras que describan, la borrachera ilógica

                            perenne, inexplicable...

de perderme en un segundo

                           en la magia novedosa

                                               y milagrosa de tu cuerpo.



                                    PUBLICADA POR ED. EL BÙHO ROJO – ESPAÑA – LIBRO VIRTUAL
                                                                   2008

viernes, 13 de mayo de 2011

DE RAÍCES Y HUELLAS...

¿Novelas con historia o historias de novela? 
¡TE INVITO A RECORRERLO!!!: 

Cada novela de este libro te remontará a una época distinta y a lo que los personajes que las vivieron pudieron experimentar. Por un momento, ese mágico instante en el que te internes en la historia, sentirás y vivirás:
-como el esclavo, atrapado en las redes tendidas por el corazón de su ama: "LA TRAVESURA"
- como el inmigrante, condenado por sus temores y juramentos: EL RELOJ DEL RELICARIO
- como el puma, prisionero de la reserva:  EL PRISIONERO
- como los amantes, sentenciados por sus pasiones prohibidas: EL CAMPANARIO MUDO
- como la machi, atrapada por los Wekufús: DANZA DE LUCES
Pero también descubrirás, que en ese tránsito maravilloso y único de la vida, con nuestras ambivalencias, con nuestras elecciones irrepetibles, sentamos las RAÍCES de los que nos suceden y dejamos en el devenir individual las irrepetibles HUELLAS que alguna vez, para otros, serán el sustento del futuro.
 "QUE LAS RAÍCES QUE TE SUSTENTEN SEAN FUERTES Y SALUDABLES
              Y LAS HUELLAS QUE DEJES VALIOSAS Y PERDURABLES"

ESAS COSAS...

                     La vida tiene esas cosas....

                    momentos en que tocas el cielo

                    y en los que te consumes en el propio infierno

                    de terrores absurdos y miedos...

                    La alternancia inevitable de los colores

                    de las circunstancias y del ánimo

                    a veces te confunde, en su mágico juego

                  


                    No es fácil, balancear lo que la vida trae, lo que se lleva

                    y lo que deja...

                    El intercambio entre  la realidad y los sueños,

                    el interludio del placer y la tristeza.

                    La vida tiene esas cosas.

                    Los miedos, golpean por igual que las certezas;

                    las alegrías y las penas nos conectan con el alma

                    de  propios o extraños sueños

                    que llegan... y se van...

                    por rutas nuevas o viejas.


                     Sólo tenemos, en algunos raros

                    y brillantes momentos, la certeza

                    de que el corazón, tendrá siempre

                    la libertad y la fortaleza

                    la fe en Dios,  y la entereza

                    para sobrevivir, a todas esas cosas

                    que la vida trae, que la vida se lleva

                    o que la vida deja...