Follow by Email

jueves, 22 de octubre de 2015

TRAS LAS HUELLAS DEL AUTOR: PARTICIPACIÓN EN CONCURSOS

LOS ALUMNOS DE LA ESCUELA, CON LAS PRODUCCIONES ELABORADAS EN LOS TALLERES LITERARIOS HAN DECIDIDO PARTICIPAR EN DIVERSOS CONCURSOS LITERARIOS.

OBRAS PARTICIPANTES

   TEMA: “Una aventura soñada”
                          Jazmín y su amigo el payaso
Había una vez un castillo abandonado donde vivía una hermosa niña llamada Jazmín. No salía del sótano porque había payasos embrujados, zombis, espíritus y todo lo más tenebroso que nos podamos imaginar. Todo eso gracias a la Bruja Negra.
La Bruja Negra era un espíritu maldito, metido en el cuerpo de la mamá de Jazmín. La niña, quería salir del sótano, pero tenía miedo de todo lo que había afuera, pero se sentía sola, quería al menos, tener un amigo.
 Un día se escucharon pasos en la escalera, se asomó y era un payaso. Jazmín empezó a llorar y el payaso le dijo:
-       Tranquila, no tengas miedo, soy bueno…
-       ¡Al fin! ¡Encontré un amigo!
A partir de ese momento empezaron a hablar y hablar, hasta que hicieron un plan. Jazmín tenía agua bendita y el payaso le dijo que ese elemento mataría a la bruja. Pero la bruja escuchó, entró al sótano y le hizo un hechizo maligno al payaso que cayó desmayado. Sólo quedó Jazmín para enfrentarla. En ese momento, a la bruja se le cayó la varita, entonces Jazmín corrió hacia ella, la agarró y le hizo un encantamiento especial. En ese momento, la niña abrió los ojos. ¡Oh, sorpresa! Todo fue un gran sueño. Cuando se despertó le dijo a la mamá y ella se sorprendió. Jazmín, aliviada, sonrió feliz.
                                         SEUDÓNIMO:  JAZMÍN FELIZ
TEMA: “Una aventura soñada”
LA HISTORIA EN LA CASA DEL CAMPO
   Una aventura soñada fue tener mi casa en medio del campo donde me dijeron que durante el día era lindo. Pero lo que no sabía es que por la noche… ¡pasaban cosas tan feas! Cuando me puse a investigar, me contaron una historia:
    Hace muchos años vivían personas en la misma casa donde vivimos ahora. Eran siete personas, pero al pasar el tiempo, no quedó ninguno, aunque los escuchamos gritar en el sótano.
    Un día el papá fue a ver quién estaba allí,  y por qué se sentían esos gritos. Cuando llegó alguien lo asaltó y lo mató, entonces los hijos querían bajar pero tenían miedo. El mayor era valiente y bajó pero no le pasó nada, entonces salieron afuera a buscarlo. Pero no lo encontraron. Después de unos meses lo encontraron tirado entre las plantas de uvas. Llamaron a la policía, ellos investigaron pero estuvieron diez años buscando quién lo había matado y  finalmente lo encontraron. Dicen que era el Puerco asesino, pero no era un puerco común. Este hablaba, caminaba con dos pies, y tenía revólver actuaba como un ser humano, usaba pantalón, remera y botines y una máscara negra con rojo. Lo arrestaron y lo mandaron a la cárcel de menores.
     Con el tiempo, los hijos armaron un libro y fueron a Brasil, Chile, Francia, Colombia, Estados Unidos, China y Japón.
   Pero un día el puerco asesino se escapó y parece ser que fue al circo donde se refugió pensando que allí nadie lo encontraría. Los hijos lo reconocieron, lo atraparon y lo pusieron a trabajar como bailar con tutú y una bikini. Enb conclusión ese fue el mejor castigo.

                                            SEUDÓNIMO: AVENTURERO

TEMA: “Si yo fuera…”
EL CHICO QUE SOÑÓ SER UN ROBOT
Soy un chico de diez años, un chico común que va a una escuela común.
Un día en la fiesta de disfraces de mi amigo, yo me había disfrazado de un robot asesino. Todos se burlaban de mí porque decían que era un disfraz muy infantil. Muy enojado les dije que si yo fuera un robot de verdad, los mataría con mi motosierra, los cortaría a la mitad y con mi láser los dejaría como huevo frito.
Cuando llegué a mi casa y me di cuenta, que no me podía sacar el traje, me preocupé muchísimo, creía que lo tenía pegado y me asusté, porque noté que mis brazos eran de un robot y mis piernas también. “Seguro que es un sueño”, pensé, “cuando despierte seré un chico normal” me dije y me quedé dormido.  Sin embargo, al día siguiente, abrí los ojos y ya no sólo tenía los brazos y las piernas… ¡Yo era un robot!
Al llegar a la escuela, todos mis amigos me miraban asustados porque recordaban lo que les dije en la fiesta, y no se acercaban porque les daba miedo mi nuevo aspecto. De repente vino un chico y me dijo:
-       Tenés que pedir perdón porque todos son tus amigos.
Me imaginé que él debía tener razón, entonces les pedí perdón por las feas amenazas que les había hecho. Al momento volví a ser un chico de verdad nuevamente.

                                        SEUDÓNIMO: NIÑO ROBOT
TEMA:  “Una aventura soñada”

LAS AVENTURAS DE EL DRAGÓN PIRATA
   “Érase una vez un dragón…” Es un buen comienzo para un cuento, pero este dragón tenía algo que lo hacía especial, era PIRATA y vivía en un barco llamado “La Reina Elizabet”, tripulado por el típico capitán con Brazo de hierro, Pata de palo y Parche en el ojo. El nombre del barco era muy delicado, pero en realidad era un barco tenebroso y tenía una gran bandera con una calavera. Ellos tenían una misión encontrar el tesoro perdido en el mar como todos los piratas lo hacían.
     Un día, mientras navegaban, el dragón se sumergió en el agua y sacó el tesoro perdido, salió  a la superficie y llegó al “Reina Elizabet”. Todos los marineros lo aplaudieron, gozaron un rato del tesoro y se fueron a descansar. Pero a la media hora se escuchó ¡PUM! Y otra vez, y otra… ¡Los estaban bombardeando otros piratas! El dragón comenzó a volar y a lanzar fuego por la boca, el barco rival se incendió y no quedaron rastros de los piratas asaltantes.
    El barco Reina Elizabet quedó un poco roto, se le salieron algunas maderas y se rompieron algunos vidrios. En fin, los piratas se quedaron con el tesoro, disfrutaron de las joyas y vivieron felices para siempre. Para el dragón fue una aventura soñada, porque se convirtió en un héroe entre los piratas.

                                                     SEUDÓNIMO: DRAGÓN PIRATA

Una Aventura Soñada

  Un día con mi mejor amigo, nos enteramos que había un tesoro escondido en la
Isla Negra de Chile. Como nosotros somos aficionados buscadores de tesoros, de repente se nos ocurrió ir a buscarlo. Poco después preparamos nuestros equipos y elementos de búsqueda. Al otro día sacamos los pasajes para partir hacia la nueva aventura.
  Llegamos a la Isla Negra y empezamos el recorrido. Alquilamos una lancha y cargamos nuestras pertenencias y al rato partimos hacia el tesoro. Después  de unas horas mar adentro llegamos a la ubicación. Nos pusimos los trajes de buceo y los tubos de oxígeno y empezamos a investigar la zona, en un momento vimos
una cueva y entramos en ella, allí había restos de piratas, como espadas, sombreros y restos óseos. Cuando nos acercamos un poco más, vimos que al final de la cueva, estaba el tesoro más grande y lujoso que habíamos visto en todas nuestras aventuras, después de observarlo un momento nos dimos cuenta de que se nos acababa el oxígeno entonces rápidamente subimos a la superficie.
Cuando estábamos en la lancha nos mirábamos y no nos salían las palabras por el deslumbramiento que teníamos, a los pocos segundos, sin siquiera hablar, recargamos los tubos de oxígeno y bajamos nuevamente. Intentamos destrabar el tesoro, pero no logramos. Al rato nos dimos cuenta de que estaba oscureciendo entonces decidimos regresar a la lancha y volver al día siguiente.
  Cuando llegamos nuevamente a la isla, nos alojamos en un hotel y descansamos para el otro día, partir temprano. Al amanecer desayunamos y luego, antes de partir pensamos con que íbamos a sacar el tesoro y se nos ocurrieron unas máquinas, a las cuales las cargamos en la lancha y así partimos. Cuando llegamos al lugar nos bajamos y preparamos los elementos para sacar el tesoro.
Estuvimos un rato y de repente el tesoro se desprendió de la piedra y lo pudimos subir a la lancha, eso sí, no fue fácil. El tesoro tenía lingotes de oro, gemas y piedras preciosas. Después, como todos suponen, volvimos a la isla, empacamos nuestras cosas y partimos hacia casa, millonarios.

                                              SEUDÓNIMO : PEPI
Si yo fuera un payaso…  La lección que aprendí:
      Hace mucho tiempo en una lejana ciudad, vivía yo, y cuando salía la luna me disfrazaba de payaso tenebroso para asustar a los duendecitos que vivían en el jardín de la doña Manuelita.
    Una noche los duendecitos estaban jugando a las escondidas, cuando de pronto aparecí y los asusté. Gritaron tanto que doña Manuelita se despertó, y salió con todos los cabellos despeinados, con una máscara de crema verde en la cara y sin dientes. Al verla me pegué tal susto que me oriné encima.
   Entonces me fui a cambiar a mi casa, y aproveché para idear un plan para atrapar a los duendecitos. La idea era ponerlos dentro de una bolsa de consorcio negra.
    A la noche siguiente, cuando fui a atrapar a los duendes, me encontré con que habían llamado a una bruja, que tenía arrugas y verrugas en la nariz, y también al fantasma Fantasmín, para que me asusten y para que me den una lección: “NO HAY QUE ASUSTAR A LOS DUENDES, Y TAMPOCO A LOS NIÑOS”.
      A partir de esa noche aprendí la lección y me dediqué a divertir a los niños, con la ayuda de los duendes.Doña Manuelita se casó conmigo, y Fantasmín se enamoró de la belleza tan rara de la bruja.
      Todos juntos festejamos la fosa y fuimos muy felices para siempre.
                                             SEUDÓNIMO:  I V I